Translate

viernes, 3 de enero de 2014

Alcaraván cantado, tiempo cambiado.

¡Esto es tierra de'llos!. Esa es la respuesta que, todavía, dan algunos labradores de Gran Canaria al ser preguntados por el alcaraván (Burhinus oedicnemus distinctus).

Se trata de un ave de hábitos crepusculares y esteparios que cuenta con dos subespecies endémicas en Canarias, una para las islas centrales y occidentales, otra para las orientales. Un dato evolutivo que los convierte en un tesoro exclusivo.

La Punta de Las Arenas y las vegas de Acusa, Coruña y Las Cruces, son refugios en Artenara donde nace, vive y muere el protagonista de la siguiente realidad. 


Los terrenos abiertos y con escasa vegetación son sus favoritos.
Aunque con un presente aparentemente colorido, lo cierto es que los humanos le hemos pintado un panorama bastante oscuro a esta especie. Venenos, nuevos depredadores introducidos por el hombre, caza furtiva, tendidos eléctricos, pesticidas, fragmentación del hábitat, carreteras, molestias en las áreas de cría y, sobre todo, desconocimiento, son amenazas que le auguran un futuro incierto.

Desde algún tiempo que no se recuerda, agricultores y ganaderos firmaron un pacto de admiración y respeto con un animal que año tras año les lanza señales normalmente muy útiles para sus trajines. Según la zona de la isla, los alcaravanes comienzan antes o despues sus rituales de apareamiento, así que, cuando intuyen su momento, empieza el espectáculo de reclamos que anuncia el periodo reproductivo y llena la noche de las curiosas llamadas propias del cortejo. 


La Vega de Las Cruces es uno de los lugares del mundo donde crían a mayor altitud.
Hay pastores que cuentan como "los "caravanes" pican a las ovejas pa' comerse las garrapatas". Y es que los invertebrados -sobre los que cumplen una importante función controlando ciertas plagas- son la base de su dieta, aunque también se alimentan de lagartijas y ratoncillos.

Una sociedad, la de los vecinos sostenibles y los alcaravanes, que corre serio peligro. Conocemos un pisco mejor su historia y casi todas las soluciones a sus problemas, ¿seremos capaces de aplicarlas?.

¡Cuando canta el caravan, bendición de tiempo, perdición de pan!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario