Translate

miércoles, 22 de octubre de 2014

Se alonga la vida

Artenara es abrupta desde la Punta de Las Arenas hasta el Alto de Los Moriscos, una característica que convierte muchos de sus rincones en auténticos refugios para la vida. Repisas, grietas y cabucos, que el hombre y sus consecuencias apenas han alterado, acogen a plantas y animales únicos en el planeta que subsisten ajenos a las infinitas amenazas derivadas de la presencia humana pero en condiciones que los sitúan bajo la amenazadora sombra de la extinción.

Estos andenes guardan algunos de los retales mas biodeversos de Gran Canaria
Como si de una escalera se tratase, Andén Verde comunica las rubias arenas de la costa y la montaña de Tirma. Un acantilado marino que corta la respiración, una isla vertical, un santuario de vida. Un rincón grande y mágico de Artenara.

miércoles, 18 de junio de 2014

Con o sin nombre

Resulta paradójico que en un momento de grandes avances tecnológicos que permiten analizar la biología de los seres vivos desde miradores nunca antes pisados, las dudas crecen a la hora de definir la palabra especie o de clasificar a animales, plantas y hongos. 

La explicación es bien sencilla, y es que cuanto más conocimiento acumulamos, más nos acercamos a la complejidad de las cosas. En la naturaleza no todo es blanco o negro, la escala de colores es infinita, y si nos referimos a los seres que evolucionan en una isla oceánica todo se siente maravillosamente complejo. 

En el borde de La Caldera, un cardo de risco (Carlina sp.) una de esas plantas que ofrece variedad para aturullar a cualquiera.
Cuando una planta llega hasta una de las playas canarias y empieza a reproducirse en distintos ambientes en lugares muy cercanos o cuando un animal aterriza, de la manera que sea, y evoluciona lejos de sus parientes continentales durante milenios, la variedad de formas se multiplica de una manera que hasta ahora solo podemos calificar de milagrosa. Encontrar el límite entre lo que es una especie y lo que no, cada vez genera más polémica y más preguntas.

Lo evidente es que en este planeta, misteriosamente vivo, todo cambia continuamente, y es posible que más rápido de lo que se venía creyendo hasta ahora. Sea como sea, somos unos privilegiados que podemos disfrutar de LA VIDA, con nombre científico o sin nombre.

martes, 17 de junio de 2014

Los ojos del pinar

Seguramente sin ninguna pretención, atraen la atención de muchos vecinos. Con colores de cumbre y un dibujo discreto al mismo tiempo que maravilloso, el sátiro de Canarias (Hipparchia wyssii) pulula, especialmente durante estos meses, por el pinar y sus lindes tratando de no hacerse notar ante sus predadores.

Los lepidópteros ocupan un importante eslabón de la cadena trófica y contribuyen en la polinización de muchas plantas.
Se trata de una mariposa endémica de las islas centrales y occidentales, que además se distingue como subespecie en cada una de ellas. Otro milagro de la evolución, otro tesoro de la cumbre grancanaria.

miércoles, 2 de abril de 2014

La bella y el hornero

El hornero (Phylloscopus canariensis) es una pequeña ave endémica de Canarias. En apariencia se asemeja a sus parientes del continente, pero su biometría es diferente. Los animales canarios son residentes, los continentales migratorios. Eso implica un uso distinto de las alas y, consecuentemente, que algunas de sus plumas de vuelo tengan distintas medidas.

Las aves son grandes aliados para la polinización de algunas especies de plantas.
La  fistulera o bella de risco (Scrophularia calliantha) es una vistosa planta que solo se conoce en zonas húmedas de Gran Canaria. Podemos decir que es elemento del monteverde. En Artenara sobreviven unos pocos ejemplares en la desembocadura del Barranco Hondo, donde existen relictos de ese ecosistema.

Ellos dos son los personajes de una bonita historia.

El hornero se alimenta básicamente de pequeños insectos -otro nombre que se le da es el de mosquitero-, pero durante parte del año algunas plantas le ofrecen una golosina, su néctar. Una de ellas es la bella de risco. El diseño de sus flores obliga al hornero a rozar con la cabeza sus estambres al libar. De esa manera garantiza que, cuando su socio visita otra planta en busca del rico y nutritivo néctar, la fecunde con el polen que quedo pegado en su cocorota. ¡Maravilloso!. El ave obtiene alimento y la planta asegura su descendencia.

Muchas flores están diseñadas para atraer la atención de las aves.
 Otro dato curioso es que a las aves les atraen especielmente las flores de tonos rojizos, mientras que a los insectos las próximas al amarillo. Como sabemos, las de la bella de risco son rojas.

Cualquier ecosistema funciona a partir de procesos muy complejos de los que conocemos muy poco. Por eso, para conservar una especie es fundamental el bienestar de todas las de su entorno.

martes, 25 de febrero de 2014

Grandes desconocidas, grandes tesoros.

En Canarias viven plantas de muchas familias, así lo han provocado las corrientes marinas, las aves, el viento y otros factores.

Recientemente, Himantoglossum metlesicsianum fue citada por primera vez para la isla
Hasta ocho orquídeas son conocidas en el archipiélago, de las que tres se consideran especies y subespecies endémicas. En Gran Canaria, hasta donde se sabe, viven siete de ellas; los pinares de Tamadaba y Altavista o Azaenegue cuentan con rincones hechos a su medida que constituyen privilegiados lugares donde disfrutarlas.

Así, es posible contemplar laderas tapizadas por la orquídea de Canarias Orchis patens canariensis, pequeños parches de Habenaria tridactylites, Neotinea maculata y Gennaria diphylla y un único relicto de Himantoglossum metlesicsianum, por lo pronto.

La orquídea de tres dedos recibe este nombre por la forma partida del labelo de sus flores.
Sus flores son auténticas joyas producto de una evolución conjunta con distintas especies de invertebrados, sus métodos reproductivos siempre han despertado curiosidad.Y su exigencia por ambientes con condiciones muy especieles las convierten en buenas indicadoras de las salud de los ecosistemas.

Orchis patens canariensis es una subespecies endémica de las islas
El simple hecho de su existencia aporta cosas positivas a nuestra especie, pero además, constituyen un elemento de gran interés para muchos visitantes, por lo que suponen un recurso que debemos conocer, valorar y ofrecerles con todo el respeto y sensibilidad.

viernes, 3 de enero de 2014

Alcaraván cantado, tiempo cambiado.

¡Esto es tierra de'llos!. Esa es la respuesta que, todavía, dan algunos labradores de Gran Canaria al ser preguntados por el alcaraván (Burhinus oedicnemus distinctus).

Se trata de un ave de hábitos crepusculares y esteparios que cuenta con dos subespecies endémicas en Canarias, una para las islas centrales y occidentales, otra para las orientales. Un dato evolutivo que los convierte en un tesoro exclusivo.

La Punta de Las Arenas y las vegas de Acusa, Coruña y Las Cruces, son refugios en Artenara donde nace, vive y muere el protagonista de la siguiente realidad. 


Los terrenos abiertos y con escasa vegetación son sus favoritos.
Aunque con un presente aparentemente colorido, lo cierto es que los humanos le hemos pintado un panorama bastante oscuro a esta especie. Venenos, nuevos depredadores introducidos por el hombre, caza furtiva, tendidos eléctricos, pesticidas, fragmentación del hábitat, carreteras, molestias en las áreas de cría y, sobre todo, desconocimiento, son amenazas que le auguran un futuro incierto.

Desde algún tiempo que no se recuerda, agricultores y ganaderos firmaron un pacto de admiración y respeto con un animal que año tras año les lanza señales normalmente muy útiles para sus trajines. Según la zona de la isla, los alcaravanes comienzan antes o despues sus rituales de apareamiento, así que, cuando intuyen su momento, empieza el espectáculo de reclamos que anuncia el periodo reproductivo y llena la noche de las curiosas llamadas propias del cortejo. 


La Vega de Las Cruces es uno de los lugares del mundo donde crían a mayor altitud.
Hay pastores que cuentan como "los "caravanes" pican a las ovejas pa' comerse las garrapatas". Y es que los invertebrados -sobre los que cumplen una importante función controlando ciertas plagas- son la base de su dieta, aunque también se alimentan de lagartijas y ratoncillos.

Una sociedad, la de los vecinos sostenibles y los alcaravanes, que corre serio peligro. Conocemos un pisco mejor su historia y casi todas las soluciones a sus problemas, ¿seremos capaces de aplicarlas?.

¡Cuando canta el caravan, bendición de tiempo, perdición de pan!.